¿En Qué Creemos? La Existencia de Dios III

¿En Qué Creemos? La Existencia de Dios III

¿En Qué Creemos? La Existencia de Dios III

Esta semana seguiremos estudiando acerca de los argumentos para la Existencia de Dios. Correspondientes son los argumentos 11-15.

¿En Qué Creemos? La Existencia de Dios I Argumentos 1-5

¿En Qué Creemos? La Existencia de Dios II Argumentos 6-10

Introducción

Muchos creyentes y no creyentes están convencidos de que la existencia de Dios es un tema que nunca se podrá demostrar. Sabiendo esto, también reconocemos que es un tema necesario para la apologética Cristiana. A pesar de tu creencia personal, hay muchas personas que piensan que hay argumentos que demuestran la existencia de Dios que y que estos argumentos funcionan.

Para muchas personas un argumentos racional de la existencia de Dios puede ser el primer paso para abrir la mente hacia la fe. Ayudando eliminar barreras y obstáculos para facilitar al individuo tomar la revelación Divina de manera seria. Los argumentos y sus evidencias son nada más que un intento de confrontarnos con la insuficiencia de lo que es finito y limitado, y abrir nuestras mentes para ver más allá.

Los Argumentos

Debemos tener en mente que ningún argumento podrá demostrar todos los atributos divinos. De los argumentos que veremos solamente algunos de ellos, tomados por individual y separado de los demás, demuestran la existencia de un ser que tiene las propiedades o cualidades que solamente Dios puede tener; pero al tomar todos los argumentos juntos, apoyando entre si, hacen un caso muy fuerte y persuasivo.

11. El Argumento de la Verdad

Leer más...
Este argumento está estrechamente relacionado con el argumento de la conciencia. Viene principalmente de Agustín.

1. Nuestras limitadas mentes pueden descubrir verdades eternas sobre el ser.

2. La verdad reside correctamente en una mente.

3. Pero la mente humana no es eterna.

4. Por lo tanto, debe existir una mente eterna en la cual residen estas verdades.

Esta prueba puede apelar a alguien que comparte una visión platónica del conocimiento -que, por ejemplo, cree que hay formas inteligibles eternas que están presentes en cada acto de conocimiento. Dada esa visión, es un paso muy corto para ver estas Formas Eternas como existentes apropiadamente dentro de una Mente Eterna. Y hay mucho que decir de esto. Pero ese es el problema. Hay demasiado sobre la teoría del conocimiento que necesita ser dicho antes de esto podría funcionar como una demostración persuasiva.

12. El Argumento del Origen de la Idea de Dios

Leer más...
Este argumento, hecho famoso por René Descartes, tiene un parentesco con el argumento ontológico. Se parte de la idea de Dios. Pero no pretende que el ser real sea parte del contenido de esa idea, como lo hace el argumento ontológico. Más bien busca demostrar que sólo Dios mismo pudo haber causado que esta idea surgiera en nuestras mentes.

Sería imposible para nosotros reproducir todo el contexto que Descartes da para esta prueba (ver su tercera Meditación), e infructuoso seguir su vocabulario escolástico. A continuación damos el resumen y la discusión más breves.

1. Tenemos ideas de muchas cosas.

2.Estas ideas deben surgir de nosotros mismos o de las cosas fuera de nosotros.

3. Una de las ideas que tenemos es la idea de Dios: un ser infinito y perfecto.

4. Esta idea no pudo haber sido causada por nosotros mismos, porque nos conocemos como limitados e imperfectos, y ningún efecto puede ser mayor que su causa.

5. Por lo tanto, la idea debe haber sido causada por algo fuera de nosotros que no tiene nada menos que las cualidades contenidas en la idea de Dios.

6. Pero sólo Dios mismo tiene esas cualidades.

7. Por lo tanto, Dios mismo debe ser la causa de la idea que tenemos de él.

8. Por lo tanto, Dios existe.

Consideremos la siguiente objeción común. La idea de Dios puede fácilmente surgir así: observamos grados de perfección entre los seres finitos, algunos más perfectos (o menos imperfectos) que otros. Y para alcanzar la idea de Dios, sólo proyectamos la escala hacia arriba y hacia fuera hasta el infinito. Por lo tanto, parece que no hay necesidad de un dios existente para dar cuenta de la existencia de la idea. Todo lo que necesitamos es la experiencia de las cosas que varían en grados de perfección, y una mente capaz de pensar lejos de las limitaciones percibidas.

Pero, ¿es suficiente? ¿Cómo podemos pensar en las limitaciones o la imperfección a menos que primero la reconozcamos como tal? ¿Y cómo podemos reconocerlo como tal, a menos que ya tengamos alguna noción de perfección infinita? Reconocer cosas como imperfectas o finitas implica la posesión de un estándar en el pensamiento que hace posible el reconocimiento.¿Eso parece inverosímil? No significa que los niños pequeños pasen su tiempo pensando en Dios. Pero sí significa que, aunque tarde en la vida utilizar el estándar, aunque tarde para que llegue explícitamente a la conciencia, todavía, el estándar debe estar allí para que lo use. ¿Pero de dónde vino? No de tu experiencia de ti mismo o del mundo que existe fuera de ti. Pues la idea de la perfección infinita ya está presuponida en nuestro pensamiento acerca de todas estas cosas y juzgándolas imperfectas. Por lo tanto, ninguno de ellos puede ser el origen de la idea de Dios; Sólo Dios mismo puede ser eso.

13. El Argumento Ontológico

Leer más...
El argumento ontológico fue ideado por Anselmo de Canterbury (1033-1109), que quería producir una sola demostración simple que mostraría que Dios es y lo que es Dios. Una, aunque simple, no es sencillo. Es, quizás, la prueba más polémica de la existencia de Dios. La mayoría de las personas que primero lo escuchan están tentados a desecharlo inmediatamente como un enigma interesante, pero pensadores distinguidos de cada siglo, incluyendo el nuestro, se han levantado para defenderlo. Por esta misma razón es la prueba más intensamente filosófica de la existencia de Dios; Su lugar de honor no está dentro de la piedad popular, sino más bien libros de texto y revistas profesionales. Lo incluimos, con un mínimo de discusión, no porque creamos que sea concluyente o irrefutable, sino en aras de la integridad.

Versión de Anselmo

Leer más...
  1. Es mayor una cosa que existe en la mente y en la realidad que en la mente sola.
  2. “Dios” significa “aquello de lo que no se puede pensar un mayor”
  3. Supongamos que Dios existe en la mente pero no en la realidad.
  4. Entonces se podría pensar en un más que Dios (es decir, un ser que tiene todas las cualidades que nuestro pensamiento de Dios tiene más existencia real).
  5. Pero esto es imposible, porque Dios es “aquello de lo que no se puede pensar un mayor”.
  6. Por lo tanto, Dios existe en la mente y en la realidad.

Pregunta 1:

¿Supongamos que niego que Dios existe en la mente?

Respuesta: En ese caso, el argumento no podía concluir que Dios existe en la mente y en la realidad. Pero tenga en cuenta: la negación le compromete a un punto de vista en que no hay ningún concepto de Dios. Y muy pocos quisieran ir tan lejos.

Pregunta 2:

¿Es realmente mayor que algo exista en la mente y en la realidad que en la mente sola?

Respuesta: La primera premisa de este argumento es a menudo mal entendida. La gente a veces dice: “¿No es mejor una enfermedad imaginaria, y en ese sentido, mayor que una verdadera?” Bueno, ciertamente es mejor – y por lo tanto una cosa mayor – para usted que la enfermedad no es real. Pero eso refuerza el argumento de Anselmo. Las bacterias reales son mayores que las imaginarias, simplemente porque tienen algo de lo que carecen los imaginarios: el ser real. Tienen una independencia, y por lo tanto una capacidad de daño, que nada puede tener cuya existencia es totalmente dependiente de su pensamiento. Es este mayor nivel de independencia lo que los hace más grandes como seres. Y esa línea de pensamiento no parece elusiva o descabellada.

Pregunta 3:

Pero ¿el ser real es sólo otro “pensamiento” o “concepto”? ¿Es el “ser real” sólo un concepto o característica más (como “omnisciencia” o “omnipotencia”) que podría marcar la diferencia en el tipo de ser que Dios es?

Respuesta: El ser real no hace una diferencia real. La pregunta es: ¿Hace una diferencia conceptual? Los críticos del argumento dicen que no. Dicen que sólo porque el ser real hace toda la diferencia, no puede ser una calidad más entre otros. Más bien es una condición de que haya algo allí para tener cualidades en absoluto. Cuando la prueba dice que Dios es el ser más grande que puede ser “pensado”, significa que hay varias perfecciones o cualidades que Dios tiene en un grado que ninguna criatura posiblemente podría, cualidades que son supremamente admirables. Pero decir que tal ser existe es decir que hay algo que es supremamente admirable. Y esa no es una cualidad más admirable entre otras.

¿Es mayor existir tanto en la realidad como en la mente? Por supuesto, incomparablemente mayor. Pero la diferencia no es conceptual. Y sin embargo, el argumento parece tratarlo como si lo fuera, como si el creyente y el no creyente no pudieran compartir el mismo concepto de Dios. Claramente lo hacen. No es que no están de acuerdo con el concepto de este concepto, sino sobre si realmente existe el tipo de ser que describe. Y eso parece más allá del poder del análisis meramente conceptual, como se usa en este argumento, para responder. Así que la pregunta 3, creemos, realmente invalida esta forma del argumento ontológico.

Versión Modal

Leer más...

Charles Hartshorne y Norman Malcolm desarrollaron esta versión del argumento ontológico. Ambos lo encuentran implícitamente contenido en el tercer capítulo del Proslogion de Anselmo.

1. La expresión “aquel que es lo que no puede ser pensado un mayor” (GCB, para abreviar) expresa un concepto consistente.

2. GCB no puede ser pensado como:

a. Necesariamente inexistente; O como

b. Contingentemente existentes; Pero sólo como

c. Necesariamente existente.

3. Así, la GCB sólo puede ser pensada como el tipo de ser que no puede existir, que debe existir.

4. Pero lo que debe ser así es así.

5. Por lo tanto, GCB (es decir, Dios) existe.

Pregunta:

Sólo porque GCB debe ser pensado como existente, ¿significa eso que GCB realmente existe?

Respuesta: Si debes pensar en algo como existente, no puedes pensar en que no existe. Pero entonces usted no puede negar que GCB existe; Pues entonces estás pensando que lo que dices no puede ser pensado, es decir, que el CGC no existe.

Versión de Mundos Posibles

Leer más...

La variación de la versión modal ha sido trabajada en gran detalle por Alvin Plantinga. Hemos hecho todo lo posible por simplificarlo.

Definiciones:

Máxima excelencia: Tener omnipotencia, omnisciencia y perfección moral en algún mundo.

grandeza máxima: Para tener la excelencia máxima en todos los mundos posibles.

1. Hay un mundo posible (M) en el que hay un ser (X) con grandeza máxima.

2. Pero X es maximamente grande sólo si X tiene máxima excelencia en todo mundo posible.

3. Por lo tanto, X es maximamente grande sólo si X tiene omnipotencia, omnisciencia y perfección moral en todo mundo posible.

4. En M, la proposición “No existe un ser omnipotente, omnisciente, moralmente perfecto” sería imposible, es decir, necesariamente falsa.

5. Pero lo que es imposible no varía de un mundo a otro.

6. Por lo tanto, la proposición “No existe un ser omnipotente, omnisciente, moralmente perfecto” es necesariamente falsa en este mundo real, también.

7. Por lo tanto, realmente existe en este mundo, y debe existir en cada mundo, y debe existir en todo mundo posible, un ser omnipotente, omnisciente, moralmente perfecto.

14. El Argumento Moral

Leer más...

1. La verdadera obligación moral es un hecho. Estamos realmente, verdaderamente, objetivamente obligados a hacer el bien y evitar el mal.

2. La visión atea de la realidad es correcta o la “religiosa”.

3. Pero el ateísta es incompatible con la obligación moral.

4. Por lo tanto, la visión “religiosa” de la realidad es correcta.

Tenemos que ser claros sobre lo que la primera premisa está afirmando. No significa simplemente que podemos encontrar personas alrededor de quienes dicen tener ciertos deberes. Tampoco significa que haya habido mucha gente que pensaba que estaban obligados a hacer ciertas cosas (como vestir a los desnudos) y evitar hacer otros (como cometer adulterio). La primera premisa reclama algo más: es decir, que los seres humanos somos realmente obligados; Que nuestros deberes surgen de la manera en que las cosas son realmente, y no simplemente de nuestros deseos o disposiciones subjetivas. En otras palabras, afirma que los valores morales u obligaciones en sí mismos -no son meramente la creencia en valores morales- son hechos objetivos.

Ahora bien, dado el hecho de la obligación moral, surge naturalmente una pregunta. ¿La imagen del mundo presentada por el ateísmo está de acuerdo con este hecho? La respuesta es no. Los ateos nunca se cansan de decirnos que somos los productos de la materia: un movimiento que no tiene propósito y está ciego a cada esfuerzo humano. Debemos tomarlas en su palabra y preguntar: Dado este cuadro, ¿en qué está exactamente arraigado el bien moral? La obligación moral no puede arraigarse en un movimiento material ciego y sin propósito.

Supongamos que decimos que está arraigado en nada más profundo que el deseo humano. En ese caso, no tenemos una norma moral contra la que los deseos humanos puedan ser juzgados. Pues todo deseo surgirá de la misma fuerza última: materia sin propósito y sin piedad. ¿Y qué pasa con la obligación? Según este punto de vista, si digo que hay una obligación de alimentar a los hambrientos, estaría declarando un hecho sobre mis deseos y nada más. Yo estaría diciendo que quiero que el hambriento sea alimentado, y que yo elija actuar sobre ese deseo. Pero esto equivale a una admisión de que ni yo ni nadie está realmente obligado a alimentar a los hambrientos – que, de hecho, nadie tiene obligaciones reales. Por lo tanto, la visión ateísta de la realidad no es compatible con la existencia de una verdadera obligación moral.

¿Qué vista es compatible? Uno que ve la verdadera obligación moral como fundada en su Creador, que ve la obligación moral como arraigada en el hecho de que hemos sido creados con un propósito y un fin. Podemos llamar esta visión, con una generalidad deliberada, “la visión religiosa”. Pero por muy general que sea la visión, la reflexión sobre el hecho de la obligación moral parece confirmarla.

Pregunta 1:

El argumento no ha demostrado que el subjetivismo ético sea falso. ¿Qué pasa si no hay valores objetivos?

Respuesta: Suficientemente cierto. El argumento asume que hay valores objetivos; Pretende mostrar que creer en ellas es incompatible con una imagen del mundo, y bastante compatible con otra. Esos dos cuadros son el ateo-materialista, y el (en sentido amplio) religioso. Por supuesto, si el subjetivismo ético es verdadero, entonces el argumento no funciona. Sin embargo, casi nadie es un subjetivista consistente. (Muchos piensan que son, y dicen que son – hasta que sufren la violencia o la injusticia En ese caso invariablemente permanecen con el resto de nosotros en el reconocimiento de que ciertas cosas nunca deben hacerse.) Y para los muchos que no son- -y nunca lo serán- subjetivistas, el argumento puede ser de gran ayuda. Puede mostrarles que creer como lo hacen en valores objetivos es inconsistente con lo que ellos también pueden creer sobre el origen y destino del universo. Si se mueven para corregir la inconsistencia, será un movimiento hacia la visión religiosa y lejos de la atea.

Pregunta 2:

Esta prueba no concluye a Dios, sino a alguna vaga visión “religiosa”. ¿No es esta visión “religiosa” compatible con mucho más que el teísmo tradicional?

Respuesta: Sí, en efecto. Es compatible, por ejemplo, con el idealismo platónico y con muchas otras creencias que los cristianos ortodoxos encuentran terriblemente deficientes. Pero esta concepción religiosa general es incompatible con el materialismo, y con cualquier punto de vista que destierra el valor de la naturaleza objetiva última de las cosas. Ese es el punto importante. Parece muy razonable que la conciencia moral sea la voz de Dios dentro del alma, porque el valor moral sólo existe en el nivel de las personas, las mentes y las voluntades. Y es difícil, si no imposible, concebir principios morales objetivos flotando por su cuenta, aparte de cualquier persona.

Pero concedemos que hay muchos pasos para pasar de valores morales objetivos al Creador del universo o al Dios trino del amor. Hay una gran distancia intelectual entre ellos. Pero estas cosas son compatibles de una manera que el materialismo y la creencia en los valores objetivos no lo son. Para llegar a un Creador personal necesitas otros argumentos (ver los argumentos 1-6), y para alcanzar al Dios de amor necesitas revelación. Por sí mismo, el argumento deja muchas opciones abiertas, y elimina sólo algunas. Pero seguramente estamos bien librados de los que elimina.

15. El Argumento de la Conciencia

Leer más...

En la actualidad, el subjetivismo moral es muy popular, la versión siguiente o la torsión del argumento moral debe ser eficaz, ya que no presupone el objetivismo moral. Las personas modernas a menudo dicen que creen que no hay obligaciones morales obligatoriamente vinculantes, que todos debemos seguir nuestra propia conciencia privada. Pero la admisión misma es suficiente de una premisa para probar la existencia de Dios.

¿No es notable que nadie, ni siquiera los subjetivistas más consistentes, cree que nunca es bueno que alguien deliberadamente y conscientemente desobedezca su conciencia? Incluso si las conciencias de las diferentes personas les dicen que hagan o eviten cosas totalmente diferentes, sigue habiendo un absoluto moral para todos: nunca desobedezca su propia conciencia.

Ahora bien, ¿de dónde obtuvo la conciencia una autoridad tan absoluta, una autoridad admitida incluso por subjetivistas y relativistas morales? Sólo hay cuatro posibilidades.

1. De algo menor a mi (naturaleza).

2. De mí (individual).

3. De otros iguales a mí (sociedad).

4. De algo por encima de mí (Dios).

  1. ¿Cómo puedo estar absolutamente obligado por algo menos que yo -por ejemplo, por el instinto animal o la necesidad práctica de la supervivencia material?
  2. ¿Cómo puedo obligarme absolutamente? ¿Soy absoluto? ¿Tengo derecho a exigir obediencia absoluta a alguien, incluso a mí mismo? Y si yo soy el que me encerré en esta prisión de obligación, también puedo liberarme, destruyendo así el carácter absoluto de la obligación que admitimos como nuestra premisa.
  3. ¿Cómo me obliga la sociedad? ¿Qué derecho tienen mis iguales a imponer sus valores sobre mí? ¿La cantidad hace calidad? ¿Un millón de seres humanos hacen un relativo en un absoluto? ¿Es la “sociedad” Dios?
  4. La única fuente de obligación moral absoluta que queda es algo superior a mí. Esto vincula mi voluntad, moralmente, con exigencias legítimas de obediencia completa. Así, Dios, o algo así como Dios, es la única fuente adecuada y fundamento de la obligación moral absoluta que todos sentimos de obedecer nuestra conciencia. Así pues, la conciencia sólo es explicable como la voz de Dios en el alma. Los Diez Mandamientos son diez huellas divinas en nuestra arena psíquica.

 

[“En Qué Creemos” es un estudio elaborado y editado para www.predicasparajovenes.com por James Morgan. “En Qué Creemos” usa principios y toma recursos de ayuda de los siguientes: “Handbook of Christian Apologetics” -Peter Kreeft, “God in the Dock” -C. S. Lewis, “Foundations of Apologetics” -RZIM.]