El Diablo Debajo de las Aguas Turbias Semana V- Kim Morgan


El Diablo Debajo de las Aguas Turbias – Semana 5

Feliz 2017!!

Todos hemos experimentado ofensas y heridas que han dejado contaminación en las aguas de nuestras almas.  Todos hemos cometido ofensas que han afectado a otros.  Todos hemos luchado con pensamientos y sentimientos tóxicos que afectan a nosotros mismos, una auto-contaminación.  Todos necesitamos una limpieza de corazón y una renovación de mente.  Todos necesitamos una sanidad de aguas con un nuevo manantial de vida y una verdadera navidad en Cristo Jesus. Si eres nuevo al estudio puedes explorar las lecciones anteriores para mayor información.

A la luz de lo que vamos a estudiar hoy, quiero recordarle que la semana pasada los dos temas principales eran el Arrepentimiento y el Perdón.  No podemos experimentar la plenitud de la liberación de escombros hasta que participamos en la plenitud de lo que el arrepentimiento produce. Los frutos del arrepentimiento.

Hoy:  Quiero hablarles del rol de la confesión en este proceso.  

La Biblia nos enseña que el Ministerio de Juan el Bautista era un ministerio enfocado en el arrepentimiento.   Fue llamado el precursor que predica y prepara los corazones para recibir el ministerio del Cristo y Su Espíritu Santo. (Parafraseado) Analicemos un poco su ministerio.

Mateo 3:5-7  Acudía entonces a él Jerusalén, toda Judea y toda la región alrededor del Jordán; 6 y confesando sus pecados, eran bautizados por él en el río Jordán. 7 Pero cuando vio que muchos de los fariseos y saduceos venían para el bautismo, les dijo: ¡Camada de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá? 

Juan tenia un ministerio popular pero distinto, era un “especialista” en el llamado al arrepentimiento y era un hombre diferente en su cultura que decía las cosas sin pelos en la lengua.

Mateo 3:8-12  Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento;

9  y no presumáis que podéis deciros a vosotros mismos: “Tenemos a Abraham por padre”, porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras. 

10  Y el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.

11  Yo a la verdad os bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitarle las sandalias; El os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.

12  El bieldo está en su mano y limpiará completamente su era; y recogerá su trigo en el granero, pero quemará la paja en fuego inextinguible.

Primero quiero dirigirme al joven que procede de un hogar Cristiano.  Es una bendición y gran ventaja nacer de un linaje y parentesco de “robles espirituales” con un legado de la fe a su disposición.  Pero tenga cuidado porque el fruto de otro no asegura el fruto en ti.  Tienes grandes oportunidades y las puertas abiertas para participar en la vida del Señor con todo, pero esa vida tiene que estar en ti produciendo algo. Por esto Juan les hablaba del juicio, porque todos vamos a rendir cuentas personales.

Segundo para los que no tienen el supuesto “pedigrí” o sus padres le han fallado en este aspecto de la vida y en este momento se sienten como chuchos aguacateros. Porque no tienen el apoyo en su hogar o no saben que hacer con todo lo que han vivido hasta ahora.  Sepan esto, que Dios es un buen padre que esta esperando a todos sus hijos a que vuelvan a casa.  Al reconocer tus errores y al perdonar los errores de otros tu perspectiva va a cambiar.  Vas a encontrar el único camino, verdad y vida y vas a volver a tu verdadero casa.  (Parabola del Hijo Prodigo). Las aguas turbias de tu alma se van a aclarar con el abrazo de tu Padre celestial a travez del Espíritu Santo.

Para Todos:

Romanos 8:14-17  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.  15  Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!  16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, 17  y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El.

En Cristo somos libres, limpios, hijos y herederos con una fin de gloria. El temor es mi pasado no me presente en Cristo.

Entonces cual es el rol de la confesión?

En el pasaje de Mateo 3:6 dice:

6 y confesando sus pecados, eran bautizados por él en el río Jordán.

Confesar es algo que hacemos con la boca. Hay dos aspectos básicos que aplican al rol de la confesión en el arrepentimiento y el perdón.

-Confesar mis pecados para renunciarlos.

-Confesar a Cristo para recibirlo.

Romanos 10:9 -10  que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; 10  porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.

Enfoquemos primero en la confesión de los pecados.  Muy bien, la pregunta es hasta que punto se han de confesar los pecados en publico y en detalle?  Yo no se tu experiencia con los pecados pero hay algunas que no dan gracia al oyente.  Por lo menos no seria correcto hablar los detalles con todos. No queremos arruinar la inocencia de otro o terminar en una fiesta de los buitres.  Hay que tener tacto y sabiduría.

La confesión de los pecados es muy importante y muy delicado.  Hay bastantes pecados graves que necesitan la guía del Espíritu Santo.

Hay tres tipos de confesión de los pecados:

Confesión a Dios- es lo primero y principal pero hay momentos en que el Espíritu Santo y a veces los líderes de la Iglesia indican que hace falta otro clase de confesión.  Uno puede sentirlo y sabe que es necesario.

Confesión a Otros– Privado .  Muchas veces con un amigo, líder o consejero.  Algunas veces con alguien que hemos ofendido.  Depende de la situación y la convicción del Espíritu.

Confesión a Otros– Publico .  Cuando nos bautizamos o cuando hemos ofendido a mucha gente y el grupo necesita escucharlo.  Depende de la situación y la convicción del Espíritu.

En la confesión publica el deseo de Dios y los líderes no es humillarnos sino ayudarnos a encontrar nuestras fuerzas en  Dios y esto incluye la humildad.  No es forzado y no es para todos los casos.

Confesar los pecados es para reconocerlos y renunciarlos.  

Pero seamos realistas no podemos recordar todas las mentiras que hemos dicho y confesarlas uno por uno sino que necesitamos confesar y renunciar el habito de mentir y tratar con las mentiras que se destacan y que merecen mas atención que otras.  Son estos pecados que se destacan que tenemos que tratar con atención personal mas allá de la confesión a solas con Dios. Porque es la convicción del Espíritu Santo que los resalta o un gran sentido de culpabilidad que se necesita resolver.  Acuérdese que Dios esta limpiando los efectos en nosotros y en la vida de otros que han sido afectados.

Advertencia:  No confieses ante alguien que tiene diarrea de la boca amenos que no importa donde se publica.

Santiago 5:16  Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

Esta escritura dice confesar los pecados unos a otros.  No dice a la cura, sacerdote, pastor, reverendo, experto, entre otros… Dice otros.   Es comprobado que en la sicología y la consejería solo el hecho de “hablar” con alguien quizás un amigo que nos escucha nos ayuda aunque solo sea temporal.  Pero en la confesión y la consejería Cristiana también practicamos la oración porque es aquí  donde el Espíritu Santo ministra.  Porque la escritura dice orad unos por otros para que seáis sanados.  El propósito es ser libre y sano de los efectos.  Ya no queremos las aguas turbias ni las obras diablo metido en ellos.  La escritura no dice que tiene que ser un especialista para escuchar y orar, pero sea sabio y elige con cuidado.  Hay diferentes pecados y problemas con diferentes efectos.  Si tu situación es grave entonces, busque a alguien que tu crees que te puede escuchad, orad y posiblemente recibir consejos.  Alguien con mayor conocimiento, sabiduría, y bastante experiencia.  Acuérdese que el motivo es sanarse y librarse.  Un experto sabe mas que un novato. Dios es el experto y nosotros los novatos pero algunos tienen mas experiencia que otros.  Dios puede usar piedras y asnos para comunicar Su propósito pero prefiere que nos relacionemos unos con otros.  Si tienes acceso a un pastor o consejero Cristiano esto seria lo preferible para casos graves.  Ahora, el Espíritu Santo te va guiar en el proceso y hay que ser sensible y obediente a El.

La oración eficaz del justo puede lograr mucho…Cristo es el mayor intercesor eficaz y esta orando por nosotros.  Animo! Y Bendiciones.

 

"El Diablo Debajo de las Aguas Turbias Parte V" es una predica elaborada por Kim Morgan y editada para www.predicasparajovenes.com por James Morgan.