El Diablo Debajo de las Aguas Turbias Parte VIII – Kim Morgan


El Diablo Debajo de las Aguas Turbias 8 FINAL

Hay eventos que levantan el sedimento del fondo de nuestras vidas a suspenderse en el agua dejándolo no atractivo para otros y para nosotros bajando el nivel de claridad.  Aguas saturadas de contaminación se mantienen turbias y oscurecidas por la concentración de desechos que hay en ellas. Nos asusta cuando es así.  La realidad es que no queremos vivir con dolor.  El mas malo, violento, masoquista y cruel pero realmente al fondo de su alma quisiera ser libre de ese diablo que lo tormenta.  Nos desesperamos cuando las aguas son turbias, queremos claridad y pureza.  Pero no sabemos como hallarlo.

Salmo 13:2  ¿Hasta cuándo he de tomar consejo en mi alma, teniendo pesar en mi corazón todo el día? ¿Hasta cuándo mi enemigo se enaltecerá sobre mí?

En los últimos 7 semanas les he hablado acerca de este tema.  No enfocado tanto en los detalles de lo que hemos experimentado o de todos los efectos que se pueden dar.  Sino me he enfocado en la solución.  Los sicólogos, consejeros y especialistas quieren ayudar.  Pero al fin y al cabo el hombre tendrá que presentar su alma delante de Dios.  El mismo Dios que lo creo.  Entonces Dios que conoce Su creación es el mejor doctor del alma que pueda ver.

Hay que entender que hay un diablo debajo del superficie.  Es un gran metiche con malas intenciones.  El diablo es astuto y sabe como aprovechar de nuestro dolor y sufrimiento. Sabe como desviar nuestro enfoque.  Mas bien es un experto en levantar el sedimento y provocarnos, tocando la llaga.  Nuestras almas necesitan una sanidad completa y esto empieza con una limpieza y una liberación.  Hemos hablado de la confesión como parte del proceso para sanar su alma. La restitución es parte del proceso para librar su alma.  Ambos son parte de los procesos del arrepentimiento que nos aleja del diablo y su maldad.

Santiago 5:16  Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho.

1Juan 1:9  Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

Entonces hay dos cosas que confesamos.  Confesar los pecados para reconocerlos y renunciarlos.  Confesar a Cristo como su Señor y Salvador.

En la confesión de los pecados tenemos que usar la discreción. Puede ser que otras personas que fueron afectados por nuestros pecados no quieren que hablemos de ellos.  Hay que ser sabio.

Pero en cuanto a la confesión de Cristo como su Salvador y Señor hay que ser abiertos, hay que compartirlo.

Mateo 10:32  Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.

Romanos 10:9  que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo;

Es importante confesar a Cristo con nuestras bocas, compartirlo con otros.   También es importante compartir con otros con nuestro ejemplo de vida. Como vivimos dice mas que lo que hablamos. Cuando compartimos esto activa nuestra fe aun mas.  Nos hace mas fuertes ejercer la fe. Un buen testimonio de vida puede ayudar a muchos mas. No tienes que ser un gran santulón porque no eres capaz de hacerlo sino sea un Cristiano transparente.  Sea humilde, permita que la gracia de Dios abunde en tu vida para levantarte.  Paso a paso vas a superar todo obstáculo y crecer en la nueva oportunidad que haz recibido del Señor.

Como jóvenes pueden ver en su alrededor que muchos de sus compañeros están viviendo con aguas turbias en sus almas, están luchando con un diablo debajo del superficie. No es suficiente solo desear la limpieza y la liberación por uno mismo sino que hay que compartirlo con otros por su propio bien y el bien de ellos.

Hoy en día las personas buscan muchas metodologías complicadas para librarse, y se acercan a diferentes medios y/o expertos y hasta a los líderes espirituales para ver si los pueden ayudar.  Puede ser que los ayuden y me alegra mucho cuando es así.  Pero la Biblia lo ha puesto claro, no es complicado pero si requiere una entrega completa al Señorío de Cristo.  Tenemos que seguir los pasos que están en la palabra de Dios.  El Señor Jesucristo dio Su vida por el propósito de limpiar y librar las almas.  Es Su deseo redimir, renovar y restaurar.  El quiere vendar las heridas, consolar los dolores, limpiar las lagrimas y acompañarnos con Su Espíritu Santo hasta el final de la carrera.

Salmos 56:8-13 Tú has tomado en cuenta mi vida errante; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿acaso no están en tu libro?  9  Entonces mis enemigos retrocederán el día en que yo te invoque. Esto sé: que Dios está a favor mío. 10  En Dios, cuya palabra alabo, en el SEÑOR, cuya palabra honro; 11  en Dios he confiado, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre? 12  Están sobre mí, oh Dios, los votos que te hice; ofrendas de acción de gracias te ofreceré. 13  Pues tú has librado mi alma de la muerte, y mis pies de tropiezo, para que yo pueda andar delante de Dios en la luz de la vida.

Dios conoce tus lagrimas y las esta guardando, el tiene en su libro escrito un historial de toda tu vida. Hoy si te acercas al Señor puedes bañarte en la luz de Su vida y salvación.  Y al reposar envuelto en su manto de justicia, acariciado por Su amor vas a poder perdonar a los que te hicieron mal y recibirás el fluir del perdón de Dios en tu propia vida.  Todo empezara a cambiar.

Lo ultimo que deseo compartir en este tema es de la importancia de honrar a Dios y agradecerle por todo lo que El ha hecho por ti.  David reconoció en su Salmo que Dios lo había librado y dijo, “11 en Dios he confiado, no temeré. Que puede hacerme el hombre? 12 Están sobre mi, oh Dios los votos que te hice; ofrendas de acción de gracias te ofreceré.”  Muestre al Señor que tu compromiso es real.  Con tu boca puedes expresar con tus propias palabras cuan bueno es El. Y con tus acciones puedes demostrar que en verdad estas agradecido. Dios es un buen Padre y Jesus es un hermano y amigo fiel.  Es el único doctor del alma que realmente sabe lo que hace.

Que Dios le bendiga grandemente y siga creciendo en la palabra de Dios,

 

"El Diablo Debajo de las Aguas Turbias Parte VIII" es una predica elaborada por Kim Morgan y editada para www.predicasparajovenes.com por James Morgan."